Beneficios de la Ley de Política Habitacional


Pues ha llegado la hora de que conozca los beneficios de ley de los cuales usted goza mediante su empleo. Toda persona que labore de acuerdo a las características y condiciones que establece la Ley Orgánica del Trabajo es beneficiaria y al mismo tiempo posee la responsabilidad de estar al día con la Ley de Política Habitacional (LPH) o conocida también como Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (FAOV), esta ley se basa en la aprobación y otorgamiento de créditos habitacionales para aquellos ciudadanos que la soliciten tras cumplir con una serie de requisitos exigidos por la entidad bancaria a la cual el usuario se encuentre afiliado.

Legalmente estos beneficios para el subsidio habitacional fueron aprobados en Gaceta Oficial Nº 4.659 en fecha 25 de diciembre de 1993, en la cual se especifican los pasos a seguir y quiénes serían los favorecidos los cuales abarcan a los empleados y patrones tanto del sector público como privado, quienes tendrán que regirse a parte de lo establecido en la LPH también por las normas y/o condiciones de la entidad bancaria, tal y como lo mencionamos anteriormente.

Si ya está enterado de las funciones de la LPH, le invitamos a continuar leyendo el resto del contenido que hallará aquí en http://leydepoliticahabitacional.org, un blog en el cual encontrará toda la información básica necesaria para iniciar los trámites y adquirir su vivienda propia en un tiempo record.

El sistema de cotizaciones es muy fácil y sencillo, quedó establecido que se trata de reunir un mínimo de 12 cotizaciones mensuales cada una de un  3% de su sueldo mensual básico, divido de la siguiente manera, un aporte del (1%) de parte del empleado, mientras que el patrono deberá reflejar un (2%) del mismo monto, cuyas deducciones deben depositarse ante las cuentas bancarias individuales de cada uno de los empleados entre los siete (07) primeros días de cada mes, de esta forma se van sumando las cotizaciones del usuario y futuro beneficiario para optar por un crédito o hipoteca habitacional, a través de la Ley Política Habitacional.

Cuando se tiene el mínimo de cotizaciones para la Ley de Política Habitacional, el interesado deberá dirigirse a la sede bancaria en la cual se le deducen dichos aportes para detallar información referente sobre el inmueble que desea adquirir y completar una serie de requisitos que son generales o similares en la mayoría de los bancos afiliados.

Ahora si usted se desempeña laboralmente por cuenta propia deberá consignar ante la entidad bancaria en la cual aspira solicitar el crédito, una constancia jurada de sus ingresos por cuenta propia, además de efectuar depósitos mensuales del 3% de sus ingresos como aportes a la LPH y reunir igualmente 12 cotizaciones.

Como puede observar la Ley de Política Habitacional favorece a todos los ciudadanos que laboren en empresas privadas o correspondientes al sector público, y del mismo modo también pueden ser beneficiarios aquellos que se desempeñen por cuenta propia. Tan sólo debe seguir una serie de pasos y requisitos sencillos y en un tiempo moderado recibirá la llamada de la institución bancaria para informarle que le ha sido aprobado el crédito habitacional.

¡La casa de sus sueños la puede adquirir más fácilmente a través de la LPH!